Inicio

Nicaragua tiene uno de los niveles más bajos de acceso a energía en la región, particularmente en zonas rurales, lo que representa un obstáculo importante para reducir la pobreza y promover oportunidades económicas. La economía nicaragüense depende en gran parte de la agricultura, por lo que el biogás posee un gran potencial para ayudar a los productores agropecuarios y hogares rurales a satisfacer sus necesidades energéticas.

Para abordar este problema, el Fondo Multilateral para la Inversión (FOMIN) se asoció con el Fondo Nórdico para el  Desarrollo (NDF) , el Instituto Humanista (HIVOS) y el Servicio Holandés de Cooperación al Desarrollo (SNV) a fin de catalizar el desarrollo de un sector comercialmente sostenible y sólido de biogás en Nicaragua, que sea capaz de ofrecer soluciones energéticas con orientación de mercado mediante el uso de biogás a las MIPYME agropecuarias y a los hogares rurales, dentro de un contexto más amplio que contribuya a disminuir la intensidad de los efectos del cambio climático.

Esta iniciativa es el primer ejemplo de un programa integral de desarrollo del mercado de biogás en América Latina y el Caribe que pretende transferir y adaptar los modelos exitosos y las prácticas óptimas derivados de las experiencias asiáticas en el ámbito de biogás a un contexto latinoamericano.

El propósito  del proyecto es contribuir a incrementar el acceso y el uso de energía renovable no convencional en zonas rurales de Nicaragua.